"En nombre de la Secretaría General de Comunicación y Cultura de la Universidad Nacional del Sur, y de su titular, la Lic. María del Carmen Vaquero, tomo a mi cargo la tarea de reflexionar sobre esta maravillosa exhibición de obras de esta joven pintora bahiense que ha desarrollado su vocación por el dibujo, la pintura y la escultura en el taller de Julio Alessandroni. Y uno no puede menos que imaginar la convulsión de Ileana cuando tomo conciencia de su singularidad creadora frente al desafío de plasmar formas, colores, texturas que surgían de su interior y que pedían urgente concreción en la materia. Se crea a partir de la necesidad de comunicación y comunión con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría.

Se crea contra la propia soledad y la soledad de los otros. Aún para ahuyentar la muerte y los fantasmas que a veces nos sobrecogen con angustia. Y a veces lo que se crea, coincide con la necesidad colectiva de conquista de identidad. Estimo con esta muestra, Ileana nos dice “Así soy” y en este acto, nos da la oportunidad también de ayudarnos a tomar conciencia de lo que somos.

La buena pintura, el buen arte, es medio de revelación del propio artista pero también de la identidad colectiva. En esto el arte se constituye en artículo de primera necesidad, deja de ser ornamento suntuario. En nuestro tiempo, era de los mercados múltiples y las corporaciones multinacionales, se ha internacionalizado la economía y también la cultura. ésta se ha convertido en “cultura de masas” gracias al desarrollo acelerado y la difusión masiva de los medios. Los centros de poder de los países centrales nos exportan máquinas y patentes y también ideologías. Si en América Latina el goce de los bienes terrenales está reservado a los menos, es preciso que la mayoría se resigne entonces a consumir fantasías. Así los medios venden ilusiones de riqueza a los pobres, de libertad a los oprimidos, sueños de triunfo a los vencidos y de poder a los débiles. Eso persiguen las apelaciones simbólicas de la televisión, la radio y el cine.

El arte verdadero, en cambio, enciende conciencias, y aún en su maravillosa fantasía, devela la realidad. Es denuncia y esperanza. Liberación del yo y asunción del “otro” que son los demás. Es pura acción que busca en si misma penetrar las apariencias, es el punzón que corta y que a un tiempo cauteriza. Es canto al dolor y llanto a la hermosura.

Estamos ante el espectáculo abigarrado de obras que denotan paciencia, arduo trabajo, imaginación ardiente y una elaboración sin prisa pero sin pausa, que ya denota un estilo personal y profundo de alguien que evidentemente supo ser buena discípula de un gran maestro y que ahora, ya capacitada y enriquecida, sale a mostrar su mundo y el nuestro. Sin soberbia ni falsa humildad, Ileana Cerato nos invita a compartir y celebrar la presencia de su obra. Hoy se presenta en este hermoso sitio de académica cultura y de aquí en más ya pertenece al inventario artístico que vio nacer y crecer a Ileana. Y como esta joven y meritoria artista busca interlocutores, no admiradores, de una riqueza plástica que parte de una tentativa de encuentro los que vivimos en esta ciudad, transitamos sus calles y amamos sus luz, recibimos hoy un aliento y profecía. La transustanciadora belleza de la obra de Ileana Cerato nos dice de ella más que cualquiera trayectoria académica. Nos dice: que ella cree en su instrumento. Esta pintura, continúa y enriquece una formidable tradición de un arte fuerte y grande como una mujer pariendo. Un arte que no adormece, sino que quita el sueño. Que no barre cenizas, sino que enciende el fuego. Un arte que al fin nos da el verdadero nombre de la rosa. Gracias Ileana en nombre de los que conformamos esta Universidad que auspicia esta muestra, nuestros mejores deseos."

NIDIA BURGOS Licenciada en Filosofía y Letras

"Ileana:

Salí embelesado de tu última muestra en el Museo Sívori. Si bien siempre admiré tu obra, esta me llegó hasta el centro del alma. Tu color como idioma, las composiciones, tus invenciones tan personales; el dibujo, todo junto a tu excepcional virtuosismo para expresar el humanismo, la piedad, la justicia, el amor, la música, todo el hondo infinito misterio.

Creo que tu arte ya está instalado en nuestra historia.

Afortunado me siento de haber recibido tu mensaje. Te admiro como artista y como bellísima persona.

Tu amigo"

ANTONIO PUJíA Escultor

"Admiro su creación, conocimientos técnico y madurez. Línea excelente, color justo y balance en la composición."

CARLOS BELARDINELLI Artista Plástico

"Esta joven, posee unas características personales y creativas muy destacadas, por lo que podemos augurarle un promisorio futuro. Está impregnada de luz interior y la irradia metamorfoseada en imágenes que producen un impacto directo en el espectador. La muestra invita a la reflexión sobre temas permanentes del ser humano como son la vida, el amor, el cosmos y quienes lo habitan, los valores eternos. Sin estridencias, la artista ejerce una libertad plena. No tiene recetas, ni se encasilla en nada. Es ella y su talento único e irrepetible, aunque con sincera humildad reconoce que grandes artistas y escritores le dejaron una impronta que reaparece transfigurada en sus imágenes. El proceso creativo se origina a veces de manera azarosa o bien requiere una lenta elaboración con mucho tiempo de búsqueda hasta que la idea germinal se plasma con el equilibrio formal deseado. Tal el caso del Cristo Quijote, que le insumió dos años y medio para conformar una obra grandiosa en lo compositivo y por todo lo que allí se expresa. Importa destacar que para Ileana Cerato, crear es dejar fluir naturalmente sus sentimientos con la misma pureza cristalina de un manantial. Si se siente forzada o algo no le satisface, prefiere tomar distancia de la obra y dejarla decantar en espera de una inspiración más propicia.

Nada la limita. Comparte aquello de que el artista pinta y las categorizaciones las ponen otros. Su talento se aprecia en el manejo de la materia pictórica. Utiliza con igual soltura el óleo y el lápiz en dibujos minuciosos; la línea y el color, a veces arbitrario, siempre contrastante y de valores altos; el pequeño formato y el gran tamaño; la figuración naturalista y la deformación surrealista. En cuanto a los temas, junto a los de contenido profundo, hay naturalezas muertas que olvidan la ley de gravedad, expresivos rostros, alusiones a personajes, a los valores de la fe y, además sentimientos plasmados en formas. Predomina la figura humana y, en particular, lo femenino por sensibilidad, por ser fuente de vida. Cada imagen responde a un sentido más o menos complejo dentro de la variedad y riqueza del conjunto. En “El Espíritu y La Materia” podemos decir que el mensaje es claramente perceptible. También en "Voluntad" o "Súplica" en la que una mujer nos taladra con su mirada fuerte y extiende la enorme mano mostrando una persona cobijada en ella, en predominante color verde, que asociamos a la esperanza

Mayor complejidad en cierra "Cristo Quijote" en el que rescata la bondad y nobleza de sentimientos en ambos personajes arquetípicos, literario uno, religioso el otro, en una composición riesgosa desde lo cromático, pero bien resuelta; "Pachamama" en la que una bella mujer emerge con fuerza de la tierra rodeada de elementos cuyo sentido conviene desentrañar, o la alegoría "Galaxia de Vida" en la que, sostenido por una etérea mujer, un corazón sangra por las espinas clavadas que al caer se transforman en flores y luego en estrellas, mientras plantas y mariposas rinden tributo a la vida y una roca, a pesar de ser elemento inerte, adquiere forma de niño en posición fetal. Toda esa conjunción de formas construye un cosmos rico en contenidos. Es una exposición marcadamente expresionista apoyada en el elemento recurrente del contraste de luces y colores, que armoniosamente conjugados manifiestan con fuerza los sentimientos y reflexiones que la invaden para transmutar esas conmovedoras visiones interiores en obras de sentido sustancioso.

A contrapelo de la tendencia posmoderna hacia lo efímero, las obras de esta joven creadora requieren tiempo para apreciar imágenes y detalles siempre significativos en ese mundo espiritual que va construyendo con sus obras. Cada elemento, cada forma, cada color es como una semilla que germina lentamente en comunión con el espectador. Exhala expresividad, fuerza y especialmente, valores.

La muestra de Ileana Cerato es intensa y profunda, porque traduce sentimientos y concepciones que logra transmitir con fluidez, Su búsqueda no es la confrontación ni el impacto efectista, sino la armonía entre belleza y espiritualidad, entre lo estético y lo ético, algo poco común en estos tiempos. Quizá por eso este debut tiene tanta repercusión entre sus colegas artistas jóvenes y mayores, y el público no especializado."

EMILSE MANDOLESI DE BARA Docente y crítica de arte. Delegada de la Asociación Argentina de Críticos de Arte

"En la obra de Ileana Cerato se conjuga la delicadeza, la perfección de los trazos y la armonía del color, pero se destaca una luminosidad impactante que nos habla de una exquisita sensibilidad y una intensa luz interior.

Hay algo inasible, indefinido, que nos acerca al rigor de lo sublime en ese acto de maravillosa creatividad. Interpreta el ser su esencia y va al rescate de sus virtudes. Observar, contemplar cada obra nos emociona profundamente y nos eleva a un estado de liturgia, en un vivo mensaje de luz y pacificación.

Su contenido sugiere sutilmente y a la vez se hace tangible y revelador, pero siempre esa luz inagotable, como si una lámpara subrepticiamente colocada iluminara rostros, formas, deliciosos claroscuros y encendiera pinceles sin agresión, pero con una fuerza inconmensurable.

Pareciera que bastaría tomar una mano, hacer un guiño, aspirar la rosa, para que cada forma adquiriera vida propia y de pronto se escuchara una suave respiración, una nota musical o se descubriera un gesto imperceptible, en una estética impecable impregnada de magia y atracción.

Ileana Cerato "es" su obra, es ella misma con toda su luz, su fuerza, su talento y su obra “es” Ileana Cerato, una verdadera maravilla…"

MIRTA RUIZ Escritora, poeta y Licenciada en Psicopedagogía